Bienvenido a

Hilo de vida

Síguenos en

¿Existe la dieta anticáncer?

dieta_anticáncer

¿Existe la dieta anticáncer?

Pero ¿qué pasa cuando se trata de un cáncer?

En ocasiones, el exceso de información crea más desinformación. ¿Quién no ha tecleado tímidamente esas siglas o abreviaturas que ponen en nuestros informes oncológicos para saber qué es? ¿Y quién se ha sentido aliviado después? Pues eso. A veces el tener un acceso rápido y no contrastado aporta mayor falta de información.

Cuando te diagnostican un cáncer, no sé por qué ley no escrita recae en ti una responsabilidad que no recae cuando tienes una gripe. «Te tomas Ibuprofeno cada ocho horas y si te sientes muy mal lo alternas con Paracetamol». Hasta ahí la responsabilidad. Y punto. Pero será que como no ves peligrar tu vida, te la juegas. Pero ¿qué pasa cuando se trata de un cáncer? ¿Por qué creemos que tenemos un as bajo la manga en cuanto a la evolución, el resultado?

Dieta anticáncer

El paciente de cáncer deja de ser «paciente» cuando cree tomar las riendas de la situación. Asume o intenta asumir que la enfermedad ha irrumpido en su vida y que se va a quedar (ojalá) durante una temporada. Se plantea si hay algo que esté en sus manos para poder encauzar todo. Y decidme si miento, pero lo que primero que nos replanteamos es la alimentación.

Hay oncólogos que se atreven a decir firmemente que el deporte y la alimentación es primordial. “Bien. Parece que algo podemos hacer”. Pero pocos dan pautas (o no se mojan). Pero ¿qué deporte? ¿qué tipo de alimentación? Y ahí es donde te ves abocada a una búsqueda descontrolada de una «dieta anticáncer». Te haces con media biblioteca. Y no sabes por cuál empezar. Y buscas de manera empedernida encontrar la fórmula maravillosa. ¿Es el azúcar el alimento del cáncer? ¿La carne roja está prohibida? ¿Es la cúrcuma el oro en polvo contra la enfermedad? Y te creas la “dieta perfecta”, sólo leyendo a autores de los que te fías porque si han publicado un libro, será por algo ¿no?

Pero no nos hemos parado a pensar si realmente está probado, si un nutricionista nos da el visto bueno o si realmente estos cambios alimenticios se hacen en el momento adecuado durante el proceso. Y es ahí, en ese momento, cuando retroalimentamos (nunca mejor dicho) los mitos sobre alimentación y cáncer.

«come bien»

Evidentemente, la frase “somos lo que comemos” sentencia. Así que no es de extrañar que sigamos a pies juntillas lo que leemos. Evitar alimentos inflamatorios porque hacen proliferar el cáncer. Tomar alimentos antioxidantes durante las quimios. Evitar el azúcar porque es veneno… Y ni te atreves a preguntarle a tu oncólogo porque cuando lo haces (al menos con el mío) te dice “come de todo. Ahora no te vuelvas loca”. Como si el cáncer no te volviera ya medio majareta… O te dicen “come bien”. Bien. ¿Bien? Pues eso.

En breve tengo visita con la nutricionista. Mientras tanto me sigo tomando mi té verde con una onza de chocolate negro 85% de cacao por lo de la oxidación y tal… A ver si algo consigo. 

No Comments

Post A Comment

Suscríbete

Suscríbete

Recibe en tu bandeja de email nuestra Newsletter y otras comunicaciones superinteresantes:

Si quieres, puedes dejarnos tu dirección de correo electrónico y puntalmente te enviaremos información de tu interés, además de comunicarte nuestros eventos, talleres y novedades. 

¡Gracias por subscribirte!

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar